Europa ha dado un paso importante en la lucha contra el cambio climático

El cuidado del medio ambiente se ha convertido en un tema muy debatido en los últimos años, y los países europeos siempre se han interesado por las energías renovables. El año 2020 fue la primera gran victoria en este sentido, por lo que el 38% de la energía utilizada por los países europeos se obtuvo por métodos alternativos. Es un porcentaje fijo más que la energía obtenida por el método convencional de quema de combustible, y hasta el 100% también tenemos la energía nuclear.

Además del propio continente, varios países europeos han logrado alcanzar este objetivo de forma individual. Hablamos de Alemania, España y Reino Unido (que ya no está en la UE) que obtuvo más de un tercio de la energía consumida por métodos ecológicos. Las principales fuentes alternativas fueron la eólica y la solar, mientras que la producción hidroeléctrica se estancó.

La Unión Europea se ha fijado el objetivo de reducir a la mitad sus emisiones de dióxido de carbono para 2030 y eliminará gradualmente Europa para 2050. Esta misión se establece en línea con estimaciones realizadas por investigadores de las Naciones Unidascuando se trata de qué medidas deben tomarse para detener el cambio climático.

Parece que 2021 empieza con un tono algo más optimista que el año pasado, y las previsiones de futuro no pintan mal. En 2015, cada kilovatio-hora obtenido generó unos 317 gramos de dióxido de carbono. El año pasado, la misma capacidad energética generó un 29 % menos de CO2, o 226 gramos. Hasta entonces, no veo la hora de poner mi panel solar en la ventana para encender mi PC. Por supuesto, cuando la tarjeta de video no consume 350W en los juegos.

4.4/5 - (445 votos)

Deja un comentario